Por Francys Romero-
El ex-receptor cubano René Friol falleció hace algunos días y pasó así a la posteridad como uno de tantos

peloteros cubanos que brillaron en la década de los 50 y 60. Friol falleció el pasado 9 de enero, lamentablemente, tras confirmarlo con sus familiares. El nacido en Candelaria en 1933 y con 17 temporadas entre Ligas Menores, México y béisbol invernal, estuvo muy cerca de llegar a las Grandes Ligas en la década de 1960. Uno días después del deceso de Friol, el 13 de enero, murió también Gonzalo Naranjo, lanzador Grandes Ligas en 1956 con los Piratas de Pittsburgh. Aunque no pudo cumplir los 89 años, Friol dejó números notables. Bateó .280 con 10 jonrones en 1960 (Triple-A) y .296/.343/.510, 12 jonrones en Spokane (1962), también Triple-A de los Dodgers.

Cuando lo entrevisté para mi libro: «El sueño y la realidad» Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018) confesó:

«Era una época distinta a la de ahora. Había muchos bateadores de nivel y tenía a John Roseboro delante que no se enfermaba y era a la vez muy fuerte». 

Friol salió de Cuba, vía México, en 1962 y no retornó hasta la década de 1980 cuando pudo volver de visita. Cubrió la receptoría de Marianao en la campaña 1960-1961. Tras suspenderse la Liga Profesional Cubana en 1961, continuó dejando su estela en circuitos invernales. Ganó el título de bateo en el béisbol profesional de Nicaragua en 1963-1964, conectando 10 vuelacercas para el Oriental. Luego de no recibir el llamado a MLB se fue a México y allá jugó entre 1964 y 1967 con los Rojos del Águila de Veracruz. En 1969 y 1970 actuó como mánager jugador con Yucatán y Ciudad Madero respectivamente. Además, jugó en el béisbol invernal de Venezuela con Industriales de Valencia (1961-1962) y Águilas del Zulia (1969-1970). Allí dejó promedio de .312, con 2 jonrones y 16 impulsadas en 48 juegos.

Leer más en: http://beisbofr.com