Por Jesús Pérez Vichot-
Los Tigres de la ciudad que progresaba ( Marianao ), dirigidos nuevamente por Napoleón Reyes, se apoderaron del gallardete de la Liga Cubana con 43 victorias y 32 derrotas ( .584 ), superando por 4 y 5 juegos respectivamente al Almendares y Habana. El Cienfuegos sorpresivamente finalizó a 13 encuentros de diferencia a pesar de contar con un brillante elenco que incluía a Pedro Ramos ( 11-5 ), Archie Wilson ( .262, 5, 32  ), Panchón Herrera ( .240, 9, 36 ) y el gran Brooks Robinson ( .207, 9, 28 ). Los dos últimos compartieron el liderazgo de los jonroneros empatados con Norman Laker del Habana y Daniel Morejón del Almendares. La razón principal del desmoronamiento de los Elefantes fue que su estelar lanzador Camilo Pascual casi no actuó en el torneo y solamente acumuló marca de 1-2. La mejor demostración de pitcheo la ofreció el ex linotipista del periódico Alerta de La Habana, Tony Díaz, del Cienfuegos, quien se anotó el octavo partido sin hit en la historia de la Liga Cubana, al blanquear a los Rojos del Habana por 2 carreras a 0. La hazaña ocurrió el 23 de septiembre de 1957 y Tony tuvo como compañero de batería al receptor suplente Sergio García. Su encarnizado rival resultó ser Billy Muffet, a quien Harry Chiti le recibió los bultos postales. Fue el último «no-hitter» lanzando en Cuba, siendo los protagonistas de los siete anteriores: Carlos Maciá ( 1887 ), Eugenio de Rosas ( 1889 ), Oscar Levis ( 1924 ), Raymond «El Jabao» Brown ( 1936 ), Manuel «Cocaína» García ( 1943 ), Tomás de la Cruz ( 1945 ) y Rogelio «Limonar» Martínez ( 1950 ). Díaz terminó la temporada con récord de 4-3 en 21 desafíos lanzados, acompañado de 31 ponches y 21 bases por bolas. Si Napoleón contó con los 11 triunfos que Jim Bunning le proporcionó la campaña anterior, en esta obtuvo aún mayor respaldo por parte de Bob Shaw, quien además de conquistar 14 victorias, trabajó en más partidos completos que nadie y finalizó como líder en carreras limpias con 1.48. Como pueden imaginarse, el campeonato contó con una gran actuación por parte de los serpentineros, al extremo que solamente tres jugadores alcanzaron a superar la marca de .300 en el promedio ofensivo: Milton Smith del Marianao ( .320 ), Tony Taylor del Almendares ( .311 ) y Román Mejías del Habana ( .306 ). Amado Ibañez del Habana ( .345 ), el lanzador panameño Pat Scantlebury del Cienfuegos ( .343 ) y Miguelito de la Hoz del Almendares ( .308 ), conectaron sobre los .300 de average, pero no contaron con las suficientes veces al bate para clasificar.